Atención a Situaciones de Crisis

 

En ocasiones las circunstacias por las que atraviesa nuestra vida se ponen difíciles. Hace tiempo que en psicología y salud mental hablamos de lo que se denominan "factores vitales estresantes". Son fenómenos de carácter psicológico o social que pueden hacer difícil nuestra adaptación o afectar a nuestra salud psicológica, sin llegar a contituir un problema de salud mental como tal. Puede ser la pérdida de un ser querido, una ruptura sentimental, una nueva enfermedad... No siempre son algo que interpretamos como negativo: casarse, un ascenso en el trabajo o el nacimiento de un hijo o un nieto también son circunstancias que nos suponen un desafío para nuestra capacidad de adaptación.

 

De la mayoría de estas crisis, salimos con nuestros propios recursos personales. Sin embargo, en ciertas ocasiones en las que no conseguimos manejar estos cambios o circunstancias vitales por nosotros mismos o con la ayuda de personas cercanas, puede ser útil la ayuda de un profesional. Otras veces, las personas de nuestro entorno están también implicadas o salpicadas por la situación y pueden no ser las personas más adecuadas para proporcionarnos ayuda en esa crisis concreta.

 

En mi consulta ofrezco un espacio de acompañamiento y ayuda para atravesar las situaciones de crisis, desde un estilo respetuoso, no directivo y centrado en la persona.